Habitualmente, a los compresores de tornillo hay que realizarles un mantenimiento periódico cada 2.000 horas de funcionamiento.

En la mayoría de modelos, el cumplimiento del plazo de horas, hace saltar un avisador o alarma en el propio compresor y el propietario llama al técnico para que proceda con el mantenimiento.

No obstante, en aquellos casos en los que el compresor no trabaja a un ritmo suficiente como para agotar ese ciclo de 2.000 horas de funcionamiento en el plazo de 1 año, hay que realizar ya el mantenimiento, debido a la degradación de las propiedades del aceite lubricante.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies